Perseguir la felicidad

Buda sonriente
Originally uploaded by Isidro Vidal.

Verdaderamente, vivo en tiempos sombríos.

Después de estos últimos días, quizás desde hace tiempo, me ha venido a la memoria la frase anterior. Me he parado a pensar si es una frase hecha que acierta con el momento actual, o es algo del pasado oscuro, de cuando no teníamos de nada. Sólo teníamos claro quién era «el enemigo». Como no sabía de quién era, indagué en la mayor enciclopedia, casi como el Oráculo de Delfos, es decir, en Google. Al escribir directamente la palabra apareció como primer resultado de la búsqueda Bertolt Brecht. Recordé mis viejas lecturas de poesía, rebusqué en mi librería y encontré un librito de Alianza Editorial titulado Poemas y canciones. Con esta frase empieza un poema titulado A los hombres futuros.¿Es verdad que vivimos en tiempos sombríos? Sí, verdaderamente. Además tenemos pruebas objetivas, medibles, hay fotos y vídeos que lo atestiguan. En esta sociedad no existen distancias para la información. Tenemos presentes las guerras, el último huracán, además del terremoto, no olvidamos los diversos tipos de violencia y negociaciones varias.
Sin embargo, a pesar de todo ello, es bueno respirar. Tranquilamente. Todo tiene una de cal y otra de arena, o la cara tiene su cruz, también vemos la botella medio llena o medio vacia. Como no dejo de leer la prensa, el jueves encontré una noticia sorprendente.
El 13 de octubre, jueves, en el cuadernillo central de El País, titulado New York Times, se podía leer el siguiente titular Perseguir la felicidad en un mundo alocado y como subtítulo El bienestar social prioridad nacional en Bután.

El artículo intenta ahondar en el concepto de felicidad del mundo alocado en que vivimos. Un país pequeñito como Bután, situado en una de las zonas más conflictivas: limita al sur con India, y al norte tiene al Tibet y China. Tiene una población estimada al 2050 de unos cuatro millones de habitantes. Pues el reino de Bután se plantea términos como:

  • Al menos un 60% de su territorio sea bosque.
  • El bienestar material es sólo un sólo elemento. Eso no garantiza que estés en paz con tu entorno y en armonía con los demás.
  • Las metas de la vida no deberían limitarse a la producción, el consumo, más producción más consumo.

La felicidad de sus habitantes se ha convertido en una política de estado. Leed el artículo es muy interesante, aquí os apunto algo que me ha gustado: «Aunque los ingresos familiares siguen entre los más bajos del mundo, la esperanza de vida aumentó en 19 años de 1984 a 1998 y pasó a los 66 años…. Cada vez más economistas, sociólogos, directivos empresariales y burócratas de todo el mundo intentan desarrollar mediciones que no sólo calculen el flujo de dinero, sino también el acceso a la asistencia sanitaria, el tiempo que se pasa con la familia, la conservación de los recursos naturales y otros factores no económicos»

Voy a continuar comentando algo más sobre esta búsqueda de la felicidad. Será en el próximo «post».

Publicado en Artículos y etiquetado .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.